martes, 3 de agosto de 2010

Haz gimnasia con tu bebé



Los pequeños de la casa tienen la necesidad de moverse, de explorar y conocer el mundo que les rodea. Rápidamente empiezan a gatear y para ello es bueno ir fortaleciéndoles los músculos mediante gimnasia.

Hacer ejercicio tiene infinitas ventajas, por ejemplo se estimula el sistema digestivo de los peques, se mejoran problemas de circulación y al ejercitar sus músculos y articulaciones les ayudamos a tener mayor seguridad en sí mismos, ya que fortaleceremos su cuerpo y favoreceremos su flexibilidad.

Pero debemos de recordar que todavía son muy pequeños así que los ejercicios que hagamos, donde los hagamos y la duración de las actividades debe ajustarse a sus capacidades. Las sesiones de gimnasia deben ser de 10 minutos diarios máximo, a medida que el bebé vaya creciendo podemos ir incrementando este tiempo. Recuerda que el pequeño nunca debe hacer ejercicios él solo, siempre debes de ayudarle, además, esto creará una unión especial entre el recién nacido y los padres.

El mejor momento y lugar para hacer los ejercicios no debe variar cada día. Debes conocer cuando tu bebé se siente más cómodo para hacer este pequeño gran esfuerzo para él. Hay momentos que son más idóneos para empezar esta rutina, por ejemplo tras un cambio de pañales, después del baño o en el punto medio entre una toma y otra. Nunca después de comer. Para hacer esta gimnasia el pequeño debe sentirse cómodo, para ello ponlo sobre una superficie confortable, como una cama, también podemos hacerlos en el suelo siempre y cuando le pongamos una toalla o manta sobre el suelo.

Hay diferentes ejercicios que podemos hacer junto con el bebé.

Ejercicios para brazos: Tumba a tu bebé boca arriba, haz que te agarre de los pulgares y tú agárrale de las muñecas. Mueve primero los brazos de izquierda a derecha, después puedes continuar con movimientos hacia arriba y hacia abajo, termina esta sesión abriendo y cerrando los brazos en forma de cruz.

Ejercicios con las piernas: Tumba a tu pequeño boca arriba, cógele de las rodillas y flexiona las piernitas hacia su abdomen, mantenlas en su abdomen durante 10 segundos. Este ejercicio ayudará a la movilidad de sus caderas y a la expulsión de los gases.

Ejercicios para el cuello: Tumba al bebé boca abajo, este ejercicio es muy sencillo solamente tenemos que dejar que nuestro bebé se estire y se esfuerce para levantarse. Haz ruidos alrededor de él para despertar su curiosidad de esa forma se estirará y se girará sobre sí. Ejercitando así muchos de sus músculos.

Estos ejercicios básicos podéis empezar a hacerlos con vuestros bebés. Hay muchos ejercicios más, siempre puedes consultarle a tu pediatra de confianza, cuales son los más indicamos para tu pequeño. Y recuerda que estos momentos con tu bebé son adecuados tanto para mamás como para papás.

Fuente: clubpadres.com