sábado, 31 de julio de 2010

CUENCOS DE CHOCOLATE

En pleno verano, con los niños en casa, una forma de hacer unos cuencos de chocolate que pueden servir de recipientes comestibles para cualquier tipo de postre.



Se trata de llenar unos globos con un poco de aire, no demasiado, y sumergir su base en un recipiente con chocolate fundido. Después los dejáis sobre una bandeja para que la parte que gotea cree su base y ¡al frigorífico! En unas horas los podréis desmoldar y usar. Una receta sencilla que por supuesto pueden hacer los peques de casa sin miedo a accidentes más allá de ponerlo todo perdido…

Fuente: Blog.holamama.es