miércoles, 30 de junio de 2010

Dieta para embarazadas en Verano


En los meses de verano el calor es protagonista y conviene cuidarse desde el interior, tanto como si estás embarazada o no, en verano es muy importante beber mucha agua, el ideal es beber 3 litros de agua, por tanto lleva contigo siempre una botella.

Si estás embarazada y quieres mantener la línea lo importante es que tengas una dieta equilibrada que evite que engordes, pero que a la vez te aporte todos los nutrientes y vitaminas que tú y tu bebé necesitais.

En verano apetece comer cosas frescas y naturales, aprovecha por ejemplo de comprar frutas de temporada, como las cerezas, kiwis, o manzanas. Las puedes comer directamente o hacerte zumos y beberlos frios, así además de saciar el hambre estás consumiendo vitaminas A y C.

Es tiempo de ensaladas, juega con menús que sean sencillos de preparar pero no por ello menos ricos y sabrosos, el tomate, las lechugas, el arroz y las pastas son ingredientes que puedes ir mezclando entre ellos y que son muy ricos también en vitaminas y antioxidantes.

Las grasas también son importantes en la dieta de la embarazada, pero en lugar de comer alimentos con grasa saturada y que terminarán engordándote, es mejor que utilices en tus platos por ejemplo aceite de oliva, aliñarás tus platos y te aportará ácido oléico. También puedes comer frutos secos ricos en grasas y que son muy ricos.

No dejes de lado el pescado, las carnes blancas en general y los lácteos, porque aportarán vitaminas y ayudarán a tu bebé a crecer más fuerte.
Finalmente no dejes de lado los cereales ricos en hidratos de carbono, el arroz y las verduras, que aportan minerales, como las acelgas, los pepinos y las cebollas

Fuente: 30 de Junio de 2010 por paraBebes.com